Nansy-Liguitas

Era una niña blanquita
Que le decían "Prieta"
Por la melanina que faltaba
A sus cuatro hermanos.

Era una niña educada
Que con monjas se dio a entender.
No se le dio la costura
Pero entre anís supo crecer.

Ante las dudas y para sentirse
Segura
Se escudó de ligas de goma.
Amarraba todo lo que encontraba
En un dos por tres

Sujetaba galletas, ropa y
Zapatos.
Aretes, toallas, vasos,
Dulces y abrazos.
Luces, personas, sonrisas
Y brisas.
Cortinas, platos y muchas caricias.
Por eso "Nansy-Liguitas"
De sobrenombre tan bien le calzaba.

Los terremotos no se sentían,
Pues Nansy-Liguitas a todos
Sujetaba.

-Elaine Tornés

0

[[ ]]

Silencio tragamontañas
Silencio guardarecuerdos
Silencio absorbetinta
Silencio tragamonedas
Silencio en cada rincón.
Silencio rompepapeles y
corazón.
Silencio comesonrisas y
Silencio devorador.
Silencio creatempestades
Silencio de razónazul.
Silencio tragamiradas
Silencio miradolor.
Silencio necesitado.
Silencio sin un perdón.
Silencio rompenoticias,
Silencio, que ¡No soy yo!





















-Elaine Tornés
0

Profundo estanque


Hablábamos de mares salvajes, cielos y sensaciones.
Nuestras bocas imaginaban besos sazonados de sonrisas tras la espuma blanca.
Un pez en movimiento, agua salada de nuestros labios. Tanta luz
enjuagándonos de arco iris el corazón,

que fuimos caminando sin rumbo
hasta que hablar de mares, cielos y brisas
pudo de pronto,
sin saber ni querer o
porque "será",
transformarse en
un lago
sereno de suelo sin algas y recuerdos de sensaciones.

-Elaine Tornés

0

Te lo dije

Había una vez una muchacha que con sus pantuflas acolchonadas creía que podía salir a conquistar el mundo. Pero no fue más que a seis países.
Sucedió en esa misma vez que, un muchacho peinado como Facundo Cabral le dijo que él escribía poesía. Pero así como quien dice y no hace, la dejó (a la poesía). Y a la muchacha también.
Esa vez -pero después de muchísimo tiempo y canas-, la que era una muchacha caminaba por el supermercado con unas relucientes y acolchonadas pantuflas rosadas. Entonces, el que era muchacho  la reconoció y se le acercó.
-"Fulanita de pantuflas rosadas y gallitos en la voz, al fin te veo cerca de mi casa".
-"Ay Fulanito, ¡tanto tiempo! Te lo dije. Yo sabía que por no escribir terminarías buscando poesía en los datos nutricionales de los productos de los supermercados. Pero esta vez no me voy a recorrer el mundo con mis pantuflas rosadas. Puedo quedarme. Contigo. A leer los datos nutricionales de estas ciruelas..."
Y así, terminó esa vez en un millón de vidas que, sorprendentemente no se volverá a repetir jamás.
-Elaine Tornés Blanco
0

Voces diferentes

allthingsd.com

Hay voces sin destilar suficiente pensamiento
que aparentan tener sonido a historia.
Mas son voces programadas para la queja
y la repetición.

Hay palabras grandes
para voces pequeñas.
Y voces grandes con
palabras pequeñas que
no tienen mucho que ofrecer.

Uno con otro se entienden
cuando los suspiros y las palabras
convergen de luna o sol
en el mismo camino
aunque miren a lados diferentes
y aún así se quieran encontrar.



-Elaine Tornés
0

Injusticia

La injusticia ocurre
cuando el acto fusila la dignidad traspapelada
y silente.
Ocurre tras la larga espera
de esperanzas
desteñidas por el uso.

La injusticia es un banco de sentido común
en bancarrota.
La injusticia es prima de la desilusión
y de las muecas tristes.

La injusticia es el vicio de los idiotas
y la cosecha de indiferentes que
solo aplauden cuando la mediocridad
logra su punto de ebullición,
transformándose en
el caldo de los infelices.



-Elaine Tornés
0

Intentando

Intentando es que se logra el mejor retrato,
retrato que viaja sin fechas ni horarios.
Dentro del mar en calma.
Tratarse como lo mejor, pese a las manchas del tiempo.

Recordarse intentándolo todo,
todo para no olvidar
algunos momentos que escapan el intento por recuperar
aquél pasado que sumiso a la memoria
tuvo que escapar.

En el retrato no hay poro que transpire
ni corazón que asimile
aquél palpitar: repetido pero único
y tan especial.

Un retrato es el intento fallido
de no envejecer lo que el reloj
nos regaló sin vacilar.

Un retrato que viaja a cada instante
sigiloso
y se queda reposando en la mente
de quien pretende en solitario
no olvidar lo que amó.





-Elaine Tornés



0

Cacofonía en el café



Hay una secuencia
de sonidos burbujeantes
alrededor,
que pasa de boca en boca
a la hora del café,
a la hora de entrever
las manías de los otros.

Veo dos personas
-o dos vocales- que se miran
con pensamientos distintos.
No hay amor ni sinalefa que los entienda.
más bien hay un hiato que los desconecta
a través de la pantalla
de cualquier celular-tan-sato, como
la goma china que los protege.

La blusa se le manchó de café
e histérica
puso el acento prosódico
en la antepenúltima sílaba de su madre.
Él, esdrújulo no supo cómo reaccionar
para allanar la situación,
-si con el amor que no le tiene
o con el cariño penúltimo que ella le da.

Yo, en un agudo fruncir de ceño
antes de irme, afilo mi lápiz mental
y hago que el acento rítmico
recaiga
en la sílaba final
del café espumoso que estoy
a punto de tomar.





Elaine.
0

Sabores de la mañana

El té de jengibre me quema la lengua
y una idea brusca

se desploma en el teclado...

                 la rescato,
la mezclo                   con el aire
le doy un besito y
me la vuelvo a callar.

En estos días es difícil escribir.

Pero no importa que la musa
esté algo mustia,
                           tengo sonrisas
para abrir como sombrillas
mi camino en la tempestad.



***


Al diablo con la tempestá,
no hay tiempo que desperdiciar.
Me regalaron una guayaba,

y
mientras
tenga
mi lengua

ardiendo
sabor-jengibre

y

           este corazón come-guayabas,

todo se puede
volver a ganar.






















Elaine.

0

Entre el suelo y la brisa camino yo

El piso está rojizo, cansado 
de tantas pisadas hambrientas y estrelladas sobre él.

Que nadie lo nota morir, 
que cada cual mira su rumbo y a él lo dejan amedrentado, y sin poderse levantar. 

Que la vida es cruel y desdichados 
aquellos que no alcanzan sus estrellas. 

-Un piso hablando de estrellas-, dijo la brisa.

 Las raíces, sus únicas amigas lo levantan, ladrillo a ladrillo. 

Nada sube el ánimo del piso. Todos lo necesitan; 
y él a ninguno. 

Que nadie lo nota morir, que cada cual mira su propio rumbo. 

-Y él solo, pensando en las estrellas que veo y no poseo, que de caer, tan sólo le pertenecerían a él-, dijo ella. 





0

Sentimiento sombrío

Las sombras son sueños escondidos, 
heridos y a menudo lejanos.
Son víctimas de nuestros antojos,
viven a nuestras espaldas pero no en nuestro pasado.

Taciturnas y sin armas
están las sombras hechas
bajo el mismo principio que nosotros:
no saben porqué están aquí,
allá o en tu costado.
No saben lo que quieren y
tampoco cuándo marcharse.
Las sombras proyectan tus secretos
a un mundo bidimensional,
donde en vez de exisitir un tú y un yo,
existe la nada,
apaciguada de oscuridad. 

Libertad le damos cuando nos
sumergimos en el abrazo de otro ser.
Es la sombra testigo, fugitiva y presa
del devenir fotográfico del amor,
de nuestras guerras sin final.
Se llevan en silencio perpetuo
el polvo de aquello que pisamos.

La intemperie marca su destino
lastimoso y transitorio.
Sin gesto o muecas, sin decir nada
las sombras acompañan
al prófugo, al santo y al vulgar.

Existen bajo la condición de un yo mutilado,
cuando caminan a nuestro lado,
cuando se extienden en extremos
irreconocibles por donde pasamos.

La sombra es un pasajero constante
en la escala de grises, que duerme
bajo tus carnes y camina sujetado a mis talones.



La sombra no olvida;
se traga hasta el mínimo instante
en que dejamos de ser,
para aparecer resuelta en
el contorno de nuestro descanso.

 La sombra no eres tú, sino yo cuando me miro en ti.



0

Casualidad voladora



Vuelco toda esta realidad en un sueño.

Un sueño pequeño, tal vez, pero uno 
lo suficientemente lindo y frágil como para agarrarse de las alas 
de una mariposa, hecha y derecha y dedicarse a admirar las nubes.

Cuando ésta se canse, habrá de morir acurrucada a mi sueño 
diminuto, como un grano de café 
pero tan grande como el mundo 
para ella-la-mariposa. 

Volcará entonces el sueño su vida a mi realidad.

Nos conoceremos de nuevo y aprenderemos sobre la bondad 
de una mariposa que fue pensada 
a la misma vez. 

0

Material sin publicar



Me caí por culpa de la poesía enrredada 
entre mis zapatos.
La miré asombrada de que todavía
estuviese ahí, esperándome.

Su mirada dulzona me dejó un segundo tendida sobre la mar, 
quemándome las pestañas
por los sueños pausados
que olvidé rebobinar.

Bastó un momento para recapacitar
sobre su condición de pez muerto,
cual materia podrida dejó de flotar.
La poesía estaba desbaratada de arriba a abajo, afligida,
tan destrenzada, herida y cruda de esperar
que respiré profundo para no llorar.

Desmarañada y sin trucos nuevos
para embelesarme, la dejé morir
con el corazón en la boca.

----

     Quién la mandó a escapar del ejercicio inmortal
de enamorarse de nuevo de la vida.

Seguí trotando y más lejos me abalacé
sobre mi poeta: de palabras simples 
y de horizontes claros para mí. 







0

Mañana no será igual

-a Matías Michea Rodríguez

Mi ventana es una cuadrícula con cortina
De un solo ojo que es la luna.
Al tiempo pasado no le faltó ni uno solo de éstos. 
Pero es difícil pensar que tú ya no la verás más; ni delante ni a través de la cortina. 

La luna sigue sola como cada cual por su cielo. Como tú, con 19 años eternamente.

Yace mi recuerdo cuando la miro, de nuestra infancia entrelazada y volátil. 
Las vueltas a la rotonda -con o sin bicicletas-,  las guerras de bombas de agua y los calcetines de Navidad llenos de caramelos, que me regalaste en el 2000, todavía los tengo aunque sin caramelos, y todavía todo lo recrea mi memoria de niña extranjera, en aquél lejano y frío país.

Te recordaré abrazado a mis rodillas y a mí, huyendo a veces de tu insistencia al querer siempre jugar más.  
Tu vida, cual pausa injusta me conmueve grandemente. Tanto, que si juntásemos nuestros ojos, el azul de ambos se perdería en un mar salado para siempre. 

Esta que escribe, una vecina olvidada y agradecida de tu presencia, reza a Dios esta noche, porque recibas de Él su abrazo más infinito. 

Mañana es otra dosis que seguirá cambiando el mundo. 


[¿Por qué los ladrones se empeñan en robar vidas irremplazables, en vez de tan sólo apropiarse de celulares inútiles?]

 
0

Sal-picada


Escarcha es el cúmulo de estrellas hoy que se calcaron en el techo, luego de verme salpicar las piernas de todos los miedos perplejos, hasta caer desde el puente, hacia el agua salada, mojada de vida y de ganas.

Alegría es la mezcla de un acto insospechado y aquella escarcha salada. 
Vivir es un verbo que tiene alas de pájaro, reflejo de mujer y también en la cien el resplandor de un arco iris por ocurrir.

Terminé de un chapuzón agradecida, viendo a pecesitos escurridizos iluminando la sonrisa que de mis labios imita el sol esta mañana. 


0

A pez muerto, pez puesto


Beto nadaba su vida
muy orondo,
tal cual bola de fuego
acaricia con pasión y orgullo
las llamas que le alimentan.

Estos ojos, muy camuflados 
en su mar artificial,
le veían a diario surcar las algas ficticias,
-pero todavía verdaderas-
para aquél ya, difunto pez.
Sucedió que un día,
la cola que se paseaba engreída,
con todo el calor de un fuego mitológico, 
se afeó y arrugó, perseguida por la muerte temblorosa 
de tanta alegría dulce. 

Los mismos ojos que enternecidos
le celebraban tanto del otro lado de la misma vida,
repentinamente, 
entristecieron sus contornos y le encontraron moribundo
y a la deriva,
del color y el placer de vivir.
Flotando yacía Beto sin querer, 
con su diminuto corazón inflado, tragando Mar-o cielo-.

Qué iba a saber yo:
un ser humano 
que no es pez ni pájaro 
y sin embargo, 
se mueve entre ellos. 

Así murió mi Beto, rojo y después gris,
en un rincón del-aire. 
Su entierro pasó 
con todos los honores
bajo la sombra de una palma
en mi jardín. 

Un último chorrito de agua le corrió 
como bálsamo silencioso por su costado
agotado de tanto nadar. Agotado costado de sentirle tanto 
el respirar. 

-

Hoy, Vincent juega en su lugar
como un buen macho azul estelar,
reconociendo -territorial-
las danzas invisibles del primero. 
Vincent: azul-violeta, con destellos rojos y blancos sorprende
curioso y activo los ríos de mi pensamiento fugaz. 
Su cola azul Mercurio invade la soledad 
dejando reverberaciones acuosas para el azar 
de cualquier momento feliz. 

No sé si floto o si vuelo,
Si a pez muerto, pez puesto.
Tan sólo aprendí a nadar a través de ambos. 
En el verano casi más caluroso de mi vida, pude entonces 
superar mi pasado 
al saber por fin, respirar bien bajo el agua.  



0

Sin alas

¿Qué haces cuando mueren dos pajaritos, 
hechos para volar, enjaulado en tu mísero espacio 
de poder y egoísmo?  

Te posas sobre sus alas 
y aprendes a nacer bajo tierra. 


0

Ademán inconcluso


Tus palabras desenrredan las mías: tan olvidadas y ventosas al silencio.
Hablo: A partir de tu flor 
traigo mi pecho iluminado de esperanza.

La curva de tu sonrisa vuela tan cerquita del cielo que 
(Susurro) me quedan recuerdos traslúcidos
 mojándome los labios.

_

Tus pupilas dirigen mi cuerpo en la oscuridad,  cuales luciérnagas recién nacidas 
Miro 
bailando sobre mi ombligo.

Estrellas como confeti salpicando mis mejillas. Huelo tu rastro de Ilán-Ilán. 

                              Sueño: Te tengo sobre mi falda desde este ademán, pasajero e inconcluso.
 





 








 




0

Reserva Natural de Humacao: nuevo hábitat por descubrir



http://www.vocero.com/reserva-natural-de-humacao-nuevo-habitat-por-descubrir/

Explora la Reserva Natural de Humacao y entérate de sus ofrecimientos para planificar un fin de semana perfecto


En la costa este de Puerto Rico se ubica el municipio de Humacao, conocido como “Capital del Este”. Entre los principales lugares de interés de dicho pueblo tales como el Cayo Santiago -o Isla de Monos- y el Observatorio Astronómico, se encuentra la primera Reserva Natural para Ecoturismo de Puerto Rico.

En aproximadamente una hora por la carretera PR-3 llegamos a la Reserva Natural de Humacao, antes llamada “Refugio de Vida Silvestre”. La entrada, libre de costo, lee “INECOH” (Iniciativa Eco-turística de Humacao), allí nos orientaron para tener una pasadía aún mejor de lo que esperábamos. Admiramos el entorno verde selva y nuestra vista giró en torno a un impresionante paraíso natural que, irremediablemente revolvía nuestros sentidos. Aquí es donde se mezcla el agua dulce de la tierra con el agua salada del mar, dicha condición de estuario o humedal es donde se fusionan los ecosistemas terrestres y acuáticos. Las lagunas costeras junto a los humedales de la reserva son importantes porque absorben y retienen grandes cantidades de agua.

El vuelo en picada de un ave hambrienta no es extraño ya que las aguas de la Reserva Natural de Humacao son el hogar de una variedad de camarones y demás organismos pequeños. Por ende, también allí viven múltiples especies de aves acuáticas -unas nativas y otras migratorias-. Se pueden observar en los bordes pantanosos a tímidos cangrejos violinistas que rápidamente se esconden en sus cuevas, sin importar cuán lento te les acerques.

En este paseo eco turístico tan entretenido como educativo se puede apreciar la enorme diversidad de plantas y animales presentes en sus tres lagunas. Tan importante como las redes alimentarias complejas que conforma tal diversidad, encontramos que detrás de la historia natural de la reserva yace también su historia social. Esta última narra que hace más de 30 años, mediante diques, canales y bombas para sacar agua, se cultivaba caña de azúcar y se pastoreaba ganado.

Las inundaciones causadas por el paso del huracán David y la tormenta Federico en 1970 destrozaron los diques, causando que las aguas retornaran a su espacio natural, formándose nuevamente las lagunas costeras, los mangles, las playas y ciénagas así como los pantanos de agua dulce. Los residentes de Humacao, en especial los de Villa Santiago y Villa Palmira fueron quienes pese a los intentos de restauración de los propietarios del terreno, defendieron el rico ecosistema que se formó naturalmente. Sus esfuerzos contribuyeron a que en 1986 el Departamento de Recursos Naturales (DRNA) designara este importante lugar como reserva natural.


Cuatro microempresas comunitarias de la Reserva Natural de Humacao demuestran con su ejemplo diario que es posible propulsar el desarrollo turístico y la conservación de los recursos ecológicos a la misma vez, sin dejar de lado la autogestión comunitaria. Una de las microempresas es el concesionario de kayaks conocido como Water Sports & Ecotours, -encabezado por Christina Vázquez y Benny González-, enfocado en la interpretación eco turística de veredas acuáticas y terrestres dentro de la reserva, ya sea mediante el alquiler de kayaks o a través de caminatas interpretativas guiadas.

A su vez, Morrillo Cycle es otra microempresa que, liderada por Rosa Maldonado busca fomentar actividades de corrido de bicicletas al aire libre. A éstas dos se une Mandry’s Café, el concesionario de comida dirigido por el Héctor Morales, chef destacado por ofrecer lo mejor de los antojitos típicos de la zona costera de Humacao que de avisarle con anticipación, prepara un servicio de “catering” sabroso para que degusten los grupos visitantes. La cuarta microempresa incluye al Grupo Artesanal del Este, compuesto por una agrupación de hábiles artesanas.

El Programa de Educación Comunal de Entrega y Servicio (PECES) fue la entidad que ideó al DRNA aprovechar los recursos de la Reserva Natural con la estrategia de conservación. Tal estrategia tenía como fin promover el desarrollo socio-económico de los vecinos del área. La iniciativa de adiestramiento de los ciudadanos y el enlace con el DRNA concebida y dirigida a las comunidades del área Este por PECES, propició la creación de múltiples empleos, reflejados en la creación de éstas y otras próximas microempresas.

Si bien este es un esfuerzo que indudablemente manifiesta resultados positivos en nuestras comunidades, bien vale la pena contribuir a su desenvolvimiento y mejoría. ¿Por qué no disfrutar de una maravillosa pasadía en la Reserva Natural mientras apoyamos la economía local? La reserva es el lugar idóneo para disfrutar y aprender, para kayakear, pescar, correr bicicleta o sencillamente para explorar caminando.

En la Reserva Natural de Humacao se ofrecen caminatas interpretativas a $3.50 por persona, de una hora y media o más dependiendo de la composición del grupo. Esta es la oportunidad de aprovechar las vistas panorámicas de la costa de Humacao hasta Vieques, de observar aves, tortugas y mucho más. El alquiler de kayaks a $12 por persona se puede hacer en el complejo de las tres lagunas, que tienen rotuladas sus rutas y atractivos naturales, facilitando así la posibilidad de llegar hasta la playa. A su vez, el bote pedal para dos personas está a $10 por hora. Las bicicletas están disponibles a $7 por hora. Por $20 tenemos el combo de alquiler por una hora de bicicleta, kayak y una artesanía. Para satisfacer el paladar culminamos en Mandy’s Café saboreando pastelillos y rellenos de panas sin olvidar nuestro café artesanal. Luego de salir de Flor de Maga Gift Shop, la tienda de recordatorios, no nos quedamos con más ganas excepto la de volver nuevamente a la magnífica Reserva Natural de Humacao.

Dirección, horarios y teléfonos de la Reserva Ecoturística de Humacao:

Para llegar, tome la carr. #30 de Caguas a Humacao: conecte con la carr. #60 al final. Luego tomar la carr. #3 Este. Pronto encontrará la entrada de la reserva a mano derecha en el Km. 74.3.

Lunes y martes de 7:30am – 3:30pm; de miércoles a viernes de 7:30am – 5:00pm y sábados, domingos y días feriados de 9:00am – 5:00pm. El horario del personal de la reserva se encuentra de lunes a viernes de 7:30am – 3:30pm y el de las concesiones es de miércoles a domingo de 9:00 am a 5:00pm.

Para obtener más información sobre la Reserva Ecoturística de Humacao llame al 787-852-6058 ó 787-285-7979.




0

Cabo Rojo: paraíso playero 24/7

El comienzo de las clases no significa que dejemos de refrescarnos en nuestras fabulosas playas, y menos cuando hablamos de las de Cabo Rojo. ¿Sabes qué contiene en la portada la “O” final de ‘Cabo Rojo’?

http://www.vocero.com/cabo-rojo-paraiso-playero-247/


El ajetreo del inicio de clases comienza a mezclarse con la humedad y el calor tan característico de nuestra Isla. La rutina se acomoda muy bien en nuestros sofás y frente al abanico puede estar horas viendo la televisión con nosotros. Sin embargo, siempre sobra algún tiempo para cerrar las libretas y darnos un merecido descanso frente al espectacular Mar Caribe.

Una vez mencionamos a Cabo Rojo, todos comenzamos -sin pensarlo mucho- a empacar aprisa. ¿Quién agotaría el fin de semana casi que “evaporándose” en la casa, en vez de salir a refrescarse en la renombrada Playa Sucia, por ejemplo?

El municipio de Cabo Rojo, ubicado al extremo suroeste de Puerto Rico y conocido como la “Capital del Turismo” tiene tierra fértil, mangles y ensenadas ricas en sal. Se dice que en los años noventa se halló en Isla Ratones la osamenta de un indígena correspondiente a la cultura ostionoide, que data de hace 1,200 años.
Dada la diversidad de su geografía, sus recursos naturales y la biodiversidad de sus ecosistemas no fue problema llegar desde San Juan hacia “el pueblo de Cofresí” o “la cuna de Betances”, como también se le conoce. El paisaje iba tanteando diferentes emociones y recuerdos.

No se puede hablar de Cabo Rojo sin mencionar sus hermosas playas tales como: Playa Sucia, El Combate, Buyé, entre muchas más. Además, Cabo Rojo cuenta con el Bosque Estatal de Boquerón y la Sierra Bermeja, resaltando este lugar como punto de investigación científica y por supuesto, como destino vacacional.

Si bien cierto es que alberga el Refugio Nacional de Pesca y Vida Silvestre (USFWS por sus siglas en inglés), pudo también servir de guarida al legendario Pirata Cofresí que, según se dice escondía en una cueva los botines que robaba a los barcos mercantiles que navegaban la región.

Con esta y otras curiosidades en mente llegamos a Bahía Salinas Beach Resort & Spa, uno de los flamantes hoteles que figura en Cabo Rojo, atrayendo a gran cantidad de visitantes en todas las épocas del año. Entre sus ofrecimientos destaca el meson gastronómico: “Agua al cuello”, facilidades de Spa, ofertas para bodas, piscina “infinity” y demás comodidades; es un lugar que demuestra complacer a cada uno de sus huéspedes.

Por otro lado, si buscas montar “mountain bike” en familia y disfrutar de una preciosa panorámica, es recomendable ir a la ruta de “Cabo Rojo Refuge”, ruta oficial del USFWS que está compuesta principalmente por grava, tierra y en ocasiones, arena.

Con las sillitas de playas, y todo el ánimo de divertirnos llegamos a la Playa “El Combate”, que para sorpresa nuestra adquirió ese nombre por el combate que se daba en el primer siglo de colonización contra los españoles, en defensa de las salinas que poseía el área. Y pensar que hasta el nombre de Cabo Rojo lo tiene dado por el color rojizo que se refleja en sus costas por el exceso de minerales en el agua.

Luego de refrescarnos en Playa El Combate y jugar voleibol sobre su arena serena, nos alistamos para seguir hasta el Faro de Cabo Rojo. Esta estructura construida en 1882 por los españoles todavía se encuentra en funcionamiento, pese a sus 131 años de historia.

En el trayecto hacia el Faro de Cabo Rojo no esperábamos superar aquella vista hacia la reserva natural, con sus manglares, salinas y vida silvestre. Pero luego de 10 minutos de caminar hacia la cima del faro, nos impactó la belleza del Mar Caribe; el contraste entre el faro, dicha reserva y el enorme acantilado de piedra caliza que llega al mar nos dejó sin aliento. Después de recibir la brisa del Mar Caribe y saciados de tanta belleza, retomamos una de las veredas que nos llevó hacia Playa Sucia, cuyo nombre nada tiene que ver con lo que encontramos.


El azul turquesa de sus aguas, cálidas y transparentes hacía difícil nuestro regreso a la urbe. Esta pieza de cielo que como muchas otras se repiten a nuestro alrededor en forma de playas, es una muestra de que en la vida no todo puede ser trabajo, sino también disfrute y orgullo de la belleza de nuestra Tierra.

Y por si las dudas, la vocal “O” en el título de la portada guarda la bandera de Cabo Rojo, en cuya representación recalcamos los tres colores -azul, blanco y rojo- que coinciden con la libertad, igualdad y fraternidad, tres aspectos fundamentales en la vida de dos principales eminencias: Dr. Ramón Emeterio Betances y don Nicolás Ramírez de Arellano.

0

Meta: llegar a mi Viejo San Juan

Se puede llegar al Viejo San Juan de múltiples formas, pero ¿te atreves a llegar sin carro?
http://www.vocero.com/meta-llegar-a-mi-viejo-san-juan/


Para muchos en Puerto Rico el auto es el medio de transportación por excelencia. Es esa burbujita de cristal con puertas y asientos que de piel o no, te separa del mundo por instantes, o durante largos períodos de tiempo en los tapones. Además de ser un veloz y a menudo estresante método de transportación, nos refugia del ‘sol que pica’ en la congestión vehicular de todas las tardes.

Pero, ¿qué tal si escapamos de aquella burbujita con techo o “sunroof” y decidimos no perdernos la brisa del amanecer, el cielo azul o un único atardecer, aunque sea por un día?

Es por eso que la meta fue llegar a mi Viejo San Juan –sin usar el carro-. Con agua, cámara en mano y ropa cómoda tomamos el Tren Urbano y nos bajamos en la estación de Hato Rey, en pleno ‘Downtown’ y con el imponente Coliseo José Miguel Agrelot de frente.

A la derecha de la estación Hato Rey encontramos muy pronto la entrada al Parque Lineal Enrique Martí Coll. Este parque consiste de una vía que bordea parte del Caño Martín Peña y el Estuario de la Bahía de San Juan. Si te gusta practicar el ciclismo, trotar o caminar mientras disfrutas del paisaje y de tan sorprendente ecosistema, entonces tienes 1.5 millas de plena diversión.

El moderno ‘Downtown’ en Hato Rey Centro incluye exquisitos establecimientos de comida mexicana como “La Doña”, y si gustas comida asiática se encuentra el impecable restaurante “Hong Run Asian Bistro”. Pero bueno, a lo que vinimos. A pasear usando el Acuaexpreso.

Muchos no saben que se reanudó el servicio de transporte de pasajeros por lanchas entre los muelles de Cataño y Hato Rey hacia el casco de San Juan. Unas de las embarcaciones que sirven los viajes de ambas rutas hacia el Muelle 2, -o el Terminal de Lanchas de San Juan, como mejor se conoce- son: La Princesa con cabida para 149 pasajeros, La Décima y La Danza con cabida para 49 pasajeros cada una.

Con $1.00 por persona podemos olvidarnos del tapón hacia el Viejo San Juan y también del estacionamiento por un día completo. El pasaje para el viaje entre Cataño y San Juan cuesta sólo $0.50. El servicio de lanchas inicia sus viajes en la ruta entre Cataño y San Juan desde las 5:45 de la mañana y concluye operaciones a las 10:00 de la noche, mientras que el Acuaexpreso entre Hato Rey y San Juan opera de 7:00 AM a 7:00 PM.

Este medio de transporte colectivo resulta muy económico, especialmente cuando se registra una alza en el precio de la gasolina. El Servicio de Lanchas del Acuaexpreso demora 7 minutos en llegar desde Cataño hasta San Juan y tan solo 18 minutos en hacer la travesía desde el Terminal de Hato Rey hasta el de San Juan y viceversa. Por ende, ¿qué mejor que rendirnos ante la hermosura del paisaje y la tranquilidad de las olas?

Una vez llegamos al Viejo San Juan, celebramos el éxito de nuestra meta cumplida con una sabrosa y fría piragua de frambuesa. Pensando en el encanto de las calles de adoquines y la inspiración que cae de las coloridas edificaciones nos transportamos al siglo XVI y XVII cuando la isla era una colonia española.

Entre la cantidad de plazas públicas, tiendas, lugares históricos y abundantes restaurantes decidimos parar en el Museo del Niño, a petición de nuestro pequeño acompañante y así disfrutar de sus múltiples exhibiciones educativas e interactivas. La belleza legendaria y la peculiaridad arquitectónica que abraza al Viejo San Juan nos convierte en turistas extasiados al encontrarnos con la Catedral de San Juan Bautista.

En el Morro volamos chiringas multicolores y desafiamos el viento que, en su vaivén se llevaba múltiples sonrisas. Luego de otras piraguas más disfrutamos de una visita guiada al mismísimo Castillo San Felipe del Morro, y en lo más alto del faro agradecimos estar parados sobre este inolvidable paraíso caribeño.

El Viejo San Juan es incansable y perfecto para visitar, ya que sin querer, cualquier día se torna extraordinario. Compramos nuestro boleto de regreso a $1.00 y bajo la cúpula misteriosa del atardecer reposamos en el Acuaexpreso, disfrutando cada segundo de la Bahía de San Juan.


0

Las Aguas Termales de Coamo: ¡vive la experiencia!

La fuente de la juventud soñada por Juan Ponce de León se encuentra en Coamo. Disfruta de los baños de sulfurosas aguas calientes, de las propiedades y beneficios que nos provee este lugar único en Puerto Rico.

http://www.vocero.com/las-aguas-termales-de-coamo-vive-la-experiencia/


Si don Juan Ponce de León hubiese prestado más atención a los indios borinqueños cuando le señalaron que la fuente de la juventud “yacía bien hacia el sur”, en vez de embarcarse hacia La Florida, hubiese podido regocijarse en los maravillosos manantiales de Coamo que, afortunadamente hoy tenemos la dicha de disfrutar nosotros.

Los Baños de Coamo o “Piscinas de Aguas Termales” están ubicados justo en el borde del río con el mismo nombre. Fue usado por más de tres siglos por indios, criollos y españoles. A pesar de las circunstancias y tiempos tan diferentes a los de entonces, hoy en día sigue impresionando a personas que acuden a sus aguas, ricas en minerales y reconocidas por sus poderes curativos.

Subidos al Expreso pasamos el pueblo de Caguas, cuya ciudad reposa entre las verdes montañas coronadas de fría neblina. En Cayey nos alegramos de tener acunados a nuestro lado flamboyanes radiantes y árboles como el Tulipán Africano (‘meaíto’) y Reina de las Flores; el contraste de las colinas con el sol simulaba un canvas magistralmente pintado. Luego del Monumento al Jíbaro, vimos la sombra de las nubes sobre las montañas ensombrecer paraísos desérticos.

¿Qué mayor espectáculo que el Mar Caribe en el horizonte, casas inolvidables sobre las montañas, fincas de plátanos y caballos salvajes, pastando tranquilamente bajo el sol siempre ardiente de Salinas? “Bacalaítos y alcapurrias” leían algunos carteles. Pasamos el “Platanar” y una vez llegamos al negocio “Conga” a la derecha era cuestión de minutos encontrar la bienvenida a las Aguas Termales de Coamo.

Nos estacionamos y avanzamos hacia las modernas facilidades que desde el 2010 están remodeladas y disponibles para el disfrute del público. Las dos modernas piscinas, acomodadas en la exótica vegetación, se alimentan del agua de mineral caliente de los manantiales. El agua de ambas está en constante circulación, por lo que permanece limpia a una temperatura de 110 grados Fahrenheit (43.3° Celsius) con una combinación de ingredientes naturales que fortalecen el sistema inmunológico del cuerpo y alivian muchas enfermedades.
La música relajante que baja por las laderas nos conquistan junto a la inmensa paz del panorama. El “Fuga SPA” ofrece faciales y depilaciones en las cómodas y elegantes instalaciones, así como también varios estilos de masajes, a dólar por minuto.

Las cálidas y medicinales aguas termales tienen grandes propiedades que proveen múltiples beneficios ya que, al sumergirse en dichas aguas, la persona recibe la acción directa de la temperatura, pues la piel absorbe los minerales en  pequeñas concentraciones que luego son depositados  en el tejido celular subcutáneo, y desde allí activan el metabolismo orgánico.

El análisis químico de las aguas termales señala que estas piscinas naturales poseen: carbonato de magnesio, carbonato de cal, sulfato de hierro, ácido sulfúrico, ácido carbónico, ácido clorhídrico y silicio.


Según estudios realizados por diferentes geólogos se concluye que “en el sector donde yace este balneario hubo antiguamente un volcán que al extinguirse, dejó en las profundidades de la tierra rocas calientes (magmas) de una alta temperatura. Por las grietas o fallas que hay en la falda del Río Coamo, que por allí pasa, se filtra y desciende el agua hasta estas rocas. Allí sufre ciertas reacciones físicas y químicas y luego retorna a la superficie en forma de manantiales”.

“Entré con 76 y salí con 46 años”, decía un hombre sonriente y satisfecho al salir de una de las piscinas, mientras otro apuntaba que “si pudiera dejar las deudas como deja los dolores en estas piscinas”, sería buenísimo.

La noche nos sorprendió sumergidos de felicidad en tan idílico lugar. Dejamos los Baños de Aguas Termales de Coamo con la plena intención de regresar y volver a perdernos en la tranquilidad y los luceros del atardecer.
Teléfono Baños Aguas Termales de Coamo: 787-825-1150 ó 787-825-6668.

La entrada tiene un costo de $3 para personas de 6 a 59 años y $1.50 para personas de 60 a 74 años. Los niños menores de 6 años y los adultos mayores de 75 entran gratis. Abre de lunes a viernes de 7:00 a.m. a 9:00 p.m. Los sábados y domingos de 8:00 a.m. a 7:00 p.m.

0

Escapada a Rincón

Para desconectarse de lo cotidiano basta con una visita de varios días a Rincón. ¿Qué mejor que escaparnos a uno de los destinos turísticos más grandes del mundo, a tan solo dos horas desde la Capital?

http://www.vocero.com/escapada-a-rincon/



Cuando se trata de descanso, encontrar tiempo para sí mismo se vuelve imprescindible. Como el tiempo es una cosa intangible que no aparece ante los ojos, a menudo le damos un ínfimo valor y pensamos que es algo gratuito y garantizado.

Atribuimos más importancia al objeto que al precioso tiempo. No es que la vida sea corta, es que perdemos mucho tiempo. Nadie te devolverá tus años, nadie te devolverá a ti mismo. Entonces, por eso de atrapar el día antes de que se escape, decidimos alejarnos de la zona metropolitana hasta llegar a Rincón. Este pueblo seguro y accesible que reposa orgullosamente frente al mar, posee una belleza rústica extraordinaria que atrae a miles de turistas impacientes y deseosos de disfrutarlo por completo.

Este es un lugar especial, cuna de inspiración para muchos artistas, pintores, fotógrafos y diseñadores de todas partes del mundo. La escapada al “Pueblo de Bellos Atardeceres” comenzó en Casa Isleña Inn, una casa frente a la playa que, con su arquitectura española y colores cálidos ofrece un lugar de tranquilidad y armonía. Luego de disfrutar de un relajante desayuno continental en la terraza nos dirigimos hacia la playa Escalera (“Steps”), a pocos minutos de Casa Isleña y de Las Palmas Inn.

La Reserva Marina Tres Palmas, al igual que Playa Steps son destinos populares y muy recomendados para bucear en las mágicas profundidades, o simplemente para practicar Snorkel en la superficie. Sumergidos, experimentamos la perfección de las grandes comunidades de corales “Cuernos de Alce”, donde peces comunes del arrecife tales como: el ídolo moro, pez cirujano azul, pez ángel emperador y otras coloridas bellezas, desfilan tranquilamente en su hábitat multicolor.

Por décadas, el pueblo de Rincón, pequeño pero diverso ha sido reconocido por sus excelentes playas, ideales en invierno para el surf, por lo que también se le atribuye el título de “Capital del Surfing”. Por otra parte, es una gran oportunidad poder presenciar la migración de Ballenas Jorobas que llegan a nuestras aguas costeras durante las temporadas de reproducción. Desde el 2004 se ofrece durante el mes de marzo el “Festival de la Ballena”.

La pesca, exquisita y rebosante, la vimos en manos de un humilde pescador quien desde su yola repartía enormes y abundantes atunes de vientre plateado. Los artesanos con sus obras de arte repartidas cuidadosamente sobre las mesas se acomodan en la plaza del Faro. Compartiendo con ellos pudimos definir la amabilidad y cortesía de los Rincoeños. A finales de agosto hacen relucir su creatividad artística en las Fiestas Patronales, en honor a su patrona, Santa Rosa de Lima.

El Faro de Punta Higüero construido originalmente en 1892 fue destruido por un terremoto en 1918 y reconstruido en 1921 por la Guardia Costanera. Hoy en día es bien frecuentado por turistas y locales que lo disfrutan restaurado y esbelto en un parque pasivo con museo marítimo, cafetería, gazebos y miraderos para observar las ballenas y la Isla Desecheo.

Rincón crece a paso seguro y ofrece una gran variedad de restaurantes y tabernas playeras para el disfrute sano de los visitantes. Cerca del Club Náutico de Rincón se destaca La Copa Llena, un lugar irresistible para pasar una tarde placentera en la playa, mientras se disfruta de una refrescante sangría y de un variado menú.
La vida podría repartirse en: la vida que fue, la vida que es, y la que será. De estas, la que vivimos es breve, la que viviremos es dudosa y la que hemos vivido es irrevocable. Por ende, la escapada a Rincón es la ocasión perfecta para vivir y aprovechar el tiempo presente, latente y con suerte a nuestra espera.

0

Aventura de “Mountain Bike” en la Ruta Los Pinchos

Escapamos de la lluvia y nos fuimos de “Mountain Bike” (MTB) para Salinas. La ruta ciclista Los Pinchos, más que una aventura, es una experiencia inolvidable.

http://www.vocero.com/aventura-de-mountain-bike-en-la-ruta-los-pinchos/



No hay ciclista experimentado o aficionado que no se anime a levantarse temprano con la intención de descubrir una nueva ruta. Eran las seis de la mañana y nos sentimos en las nubes con la neblina repartida por el expreso, en dirección a Ponce. Boquiabiertos, veíamos alfombras verdes y abultadas a los lados, suaves curvas y flamboyanes curiosos en el camino, casitas coloridas sobre colinas de infinita paciencia y montañas aterciopeladas que nos rodeaban sigilosamente.

A la derecha pasamos las de Cayey y el Monumento al Jíbaro. A lo lejos, un arbolito en plena montaña de corte perfecto se adueña del paisaje. Listos para la aventura llegamos al negocio La Casa de los Pinchos, en el sector Rabo el Buey, Salinas.

Ya sea para recrearse, practicar o competir esta ruta es ideal para aventurarse en el deporte ciclismo de montaña. Cuenta con trillos espectaculares, en su mayoría bajo la sombra y paisajes naturales donde el apasionado ciclista sube cuestas altas y desciende rápidamente, poniendo a prueba sus habilidades enfrentando obstáculos, hasta curarse de la fiebre y siempre, empapado de adrenalina.

Decidimos unirnos a un grupo de ciclistas, que además de estar bien preparados resultaron ser sargentos del U.S. Air Force de la unidad de la Guardia Nacional de la Base Aérea Muñiz, por eso de ir bien acompañados en nuestra primera visita a Los Pinchos. El Sgto. Santos, de 41 años añade que “son 6 millas y recorrerla dura aproximadamente de 1 a 3 horas, esto es para disfrutar, no vamos a competir; si alguien se queda atrás lo esperamos en los distintos puntos de descanso”.

“Lo más que me gusta de este deporte es el ejercicio, estar saludable y compartir con los muchachos”, comenta el Sgto. Miranda, para quien resulta importante hidratarse, colocarse bloqueador solar, llevar equipos protectores tales como casco, guantes y rodilleras, antes de practicar ciclismo de montaña. La ruta está bien rotulada y en buenas condiciones. Por ende es imprescindible utilizar con prudencia dichas instalaciones para el disfrute de todos.

Como miembro de la Fuerza Aérea, para el Sgto. Luis Rodríguez, de 38 años, su motivación es aprovechar este ejercicio de choque sin impacto, para así mantenerse en forma. “Este deporte es una buena opción para los jóvenes que necesitan salir de los malos pasos”, señala Rodríguez, quien le atribuye al gobierno un rol importante en cuanto a las medidas y leyes de seguridad para los ciclistas en la carretera.
“No todo tiene que ser trabajo, nos vamos también para el lineal de Bayamón con las esposas, o para las rutas en Fajardo, Cerro Gordo, Barceloneta y Arecibo”, menciona el Sgto. Ortega, de 52 años, quien nos explicó también sobre los diferentes tipos de mountain bike. 

Definitivamente el acondicionamiento físico y las técnicas de pedaleo se ponen a prueba en esta ruta, donde a mitad de camino se vislumbra la tan anhelada ‘caja de agua’ en la cima de una colina. Una vez allí el resto se hace cómodo. Con sus saludos, los ciclistas que pasan a nuestro lado dejan claro la cortesía que se practica en dicho deporte.

Aprendimos que es esencial llevar repuestos –como bombitas de aire y otras herramientas para reparar-, ya que esto puede salvarnos de caminar todo el candente bosque sureño ante cualquier accidente en la bicicleta. Es vital llevar suficiente agua para todo el trayecto. La Ruta Los Pinchos, de 6 millas es de mediano-alto riesgo e incluye partes rocosas, espinas, bajadas, cuestas, piedras sueltas y cactus.

“Es importante que esta ruta se mantenga, que no la dañen para que más gente la disfrute”, apunta el Sgto. López, de 40 años, quien a su vez aclara que este deporte cumple con todas sus expectativas.
Si desea ir por su cuenta a recorrer esta ruta, es importante ir con una bicicleta que sea apta para este deporte, llevar respuestas y equipos de reparación, mucha agua, celular, equipo de protección y ponerse en contacto con algún grupo de mountain bike, ya sea a través de Facebook o en La Comisión Mountain Bike Puerto Rico en www.cmtbpr.org.
0

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com