...Al menos tienes la esencia del sonido...


[...] Mira, se abre como un amanecer y los violines esparcen su olor como luz. Cálidamente se va formando un ritmo, con sabor a tango y a misterio; como ojos que no se ven, pero que están.
Se presienten caderas y danzas en el aire con cintas brillantes. Pero siguen siendo los violines; hay una carrera, una marca en el tiempo.
Vuelve el ritmo y el baile dulce bajo lluvias frías. Luego, se entreabren los colores de las flores; porque el sonido te hace respirar profundamente.
Sigue como lazos flotando por ahí, pero son esos violines, que aunque sean de cristales te impulsan a sonreír. Caen tan sutiles al oído que te enamoran y te hacen llegar a la meta trotando sin sudar; pero sí te agitan, no quieres que se acabe la nieve caliente. Y parece como una muerte en un final, sin embargo, es la más ardiente tonada.
Hay tambores que transpiran, parecen otras tierras. Hay una voz que ruge en un canto silencioso. Y las campanas, parecen girasoles y dientes de tigre emocionados por volar.
Por último, la melodía rompe cadenas y el eco en la cueva fluye hasta el interior.






4

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com