Jardín Encantado


Las nubes blancas
formaban coágulos de cielo,
y las hojas dulces
revoloteaban su canto
sobre los vestidos
de tantas flores
dormidas en el suelo.

El árbol tenía venas pordoquier,
y con su piel acariciaba las raíces
de mi alma, en tierra fértil.

En los brazos del columpio,
bailaban acarameladas
las sonrisas nunca olvidadas,
que se colgaban de ganas
para verte llegar,
en un barquito de papel
enrollado en el horizonte
del amanecer.

Hay
bajo los respiros,
miradas de sombras traviesas,
que gozan con las luces, hermanas,
a hablarme más de ti.
Las voces siguen burbujeando aromas
en el aire de tantos colores,
amándose
conjugando la vida,
enjendrando al amor.

Pero yo te llevo aquí
donde no hay dolor,
donde sólo llueven
las gotas de tu aliento
enamorado,
prendido de mis ojos,
borrando despedidas,
liberando corazones
para jamás dejar
nuestro jardín
encantado.










copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com