El círculo sólo tiene un lado


En una bicicleta rota
corre mi sudor hecho miedo por el cuello
detrás del frío, de las ansias de encontrarte.

Y los pies mojados se secan de correr
enrredados en los pedales del viento
retrocediendo, adelantándose a lo que pasará
entre tu pecho y el mío.

El vapor de la boca
echaba andar el calor
entre las piernas, sofocadas
de subir y bajar
cuestas de sobresaltos,
de atajos y charcos
hacia tu corazón.

Saltaron hojas de contrabando
en mi cabello
corsario de mil mariposas
bandidas de brisas.

Desenrredé varias rosas
para usarlas de bengalas
y que me encontraras,
a punto de sonreír.

Los campos, ríos y girasoles
que destilaban distancias
se hicieron fragancia de estrellas fugaces,
y se volcaron en un remolino
de pinceladas multicolores
y tiempos, incapaces de detener mi mirada
ladrona de tu horizonte,
fugitiva del pasado y anzuelo fácil
de tus huellas,

ésas que ahora, bailan
en tu eufórica carrera
hacia mí.





copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com