A la intemperie



Hay un mundo incinerado 
de recuerdos constantes, 
sobre flores y ladrillos al anochecer 
que arden 
bajo mi piel y dentro de mis ojos. 
Y vuelvo a tener cinco años, 
con una nariz de botón 
y choronguitos curiosos, 
para adentrarme en el 
calor que me trae esta noche, 
con respuestas polvorientas, arcillosas 
al tacto de mis pies. 
Con despedidas y sin lunas 
hacia la playa de mi cuna  
camino sin tacones; sólo con alas, 
para rozar las olas con mis manos 
y arrullarme el aire aquel,  
que tengo en el nombre, teñido en la ropa 
y en cada suspiro de libertad.








0

Letras a un extraño sentimiento.


Te extraño, extraño
cuando me soplas un beso
en la mejilla, que no espero.
Cuando te siento desde lejos
dibujando mi espalda de colibrí.

Y llena de luna me transformo
bajo el cielo azul añil,
corto mi traje de algodón
para cubrirte a ti también
y ser a la vez, el velo traslύcido
del la luz.

Te extraño, extraño.
Porque hay voces que cantan por ti,
y llegas susurrándome al oído
secretos de tertulias eternas,
vividas, recordadas y olvidadas;
revividas en este instante,
en el que te extraño.

Y las páginas se vuelan
hasta que borran el rastro,
pero de tus manos aύn queda huella.
El aire sopla a tu favor en mi corazón vivo.
Mi vientre, sacudido de temblores, llora,
porque ha vivido en tu ausencia.

Te extraño, extraño
de voces lejanas, que abriste
de improvisto todas mis puertas y ventanas,
para luego irte recostándote
en mis horizontes
que extraño y que sólo puedo ver,
cuando te extraño, extraño.






1

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com