Sólo puedo escuchar el tic tac del reloj


El vestido ronronea por mi piel,
y baja suave, evaporando los besos ajustados
a este cuerpo cansado.
Desabrocho el brassiere anclado a mi pecho;
cierro los ojos.

Abro mis brazos, hablo por dentro.
Desabotono cada recuerdo
tatuado a mi espalda
y sembrado en mi vientre.
El tiempo pasa tallando mis manos,
razgando mi rostro.

Grito, y sólo puedo escuchar
el tic tac del reloj
envenando mis horas,
enmudenciendo mi lengua,
y desnudándome otra vez
frente al espejo de mis memorias.










copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com