Junta con tus manos mi verdor


Sólo puedo escribirte cuando cierro los ojos
y me encuentro conmigo misma,
recostada en mi almohada y
caminando sobre un mar de líneas curvas,
que se cruzan con mis palabras.

Sólo puedo decirte lo que encuentro en mí
cuando las chispitas mágicas de mi barriga
se estremecen con tu llegada a mi corazón.
Sólo puedo saber qué te digo
cuando intento leer lo que te escribo
a oscuras y desde mi canoa,
bordeando las palabras
con mis manos,
desenrredándolas, descubriéndolas,
para abrazarlas y encontrarte por fin.

Tan sólo busco entrelazarme con tu cuerpo
y toparme con tus susurros más sigilosos.
Probar tus labios de miel me haría convertirme
en una abejita descarrilada de su colmena.
Sólo pienso que las palabras que nacen
de mi silencio fugaz,
no son mucho para ofrecerte, pero ya
tienes todo un cuarto tallado en mi alma
y una ventana que te lleva a donde prefieras.

No te vayas
y si lo haces, disfrázate de ti,
vuelve y sigue sorprendiéndome
con suspiros en mi cuello.
Sólo quiero que sepas que tienes
todo cuanto tengo, que lo que no tengo lo arrebatas
al dejarme sin aliento, sin municiones
cuando te me acercas así,
ofreciéndome beber
de la misma copa de la locura.

Me camuflajearé en una hoja verde de tu camino
y de improviso caeré en tus brazos,
sorprendiéndote con la brisa más fresca de la mañana.
Desde ahora, te doy mis sonrisas de niña
regalándote mi cintura de mujer,
para que nuestro calor se vuelva
"in" en lo finito.





copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com