De todo, menos de flores



Deseo hacer un jardín para llamarle: El jardín de Elaine! Pero aún no estoy preparada. Me hacen falta las palabras para describir cómo es que besan las flores! ¿Cómo se dice cuando uno lanza besos al viento esperando a que caigan, acolchonados, en tus labios?

Tiene que tener un verbo, uno especial! Ayúdame a encontrar esa palabra. Cuando los labios se aprietan en un segundo y nace un beso para volar desde mi boca. Un beso que lo rompe todo en un gran salpicón de flores, que salen de los labios y se convierten en beso, que se abre como pétalos al alba y suenan a un cosquilleo de cascabeles.

Cuando estoy cerquita de tus labios mi flor se abre a tu amanecer. Gracias por existir, aunque sea dentro de un girasol y con un manojo de besos pensándote.






2

Incoherencias al azar



Intentando agujerear las paredes
veo la tarde caer.
Resbala el sol, sudoroso
por un costado.
Las flores se encogen
en su florero de cristal
y el tragante
parece hablar con el agua
que recorre mi cuerpo
y huye,
llevándose mi sudor de sol,
mis olores a mar.

¡En cuántos columpios rotos
me propuse esperarte!
y la lagartijita de la suerte
en el buzón,
se convirtió en una piedra verde,
sorprendiendo con su porosidad,
a cualquier cartero olvidadizo.
Ardientemente, el sol desviste a los edificios
de arriba a bajo, minuciosamente.

Y si la luna y el se confunden,
que se entiendan nuestras locuras,
nuestros idiomas en un mismo cuerpo.
Las hojas posan como si colgaran
desde el cielo con hilos invisibles.
Y por fin
nazco,
nazco en una burbujita de agua de rocío,
que explota en tu pecho vivo y mortal.




0

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com