Incoherencias al azar



Intentando agujerear las paredes
veo la tarde caer.
Resbala el sol, sudoroso
por un costado.
Las flores se encogen
en su florero de cristal
y el tragante
parece hablar con el agua
que recorre mi cuerpo
y huye,
llevándose mi sudor de sol,
mis olores a mar.

¡En cuántos columpios rotos
me propuse esperarte!
y la lagartijita de la suerte
en el buzón,
se convirtió en una piedra verde,
sorprendiendo con su porosidad,
a cualquier cartero olvidadizo.
Ardientemente, el sol desviste a los edificios
de arriba a bajo, minuciosamente.

Y si la luna y el se confunden,
que se entiendan nuestras locuras,
nuestros idiomas en un mismo cuerpo.
Las hojas posan como si colgaran
desde el cielo con hilos invisibles.
Y por fin
nazco,
nazco en una burbujita de agua de rocío,
que explota en tu pecho vivo y mortal.




copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com