Elaine a contra luz nocturna



JADE

¿De dónde has salido?
¿Acaso de las manos de Buonarroti,
de una supernova fluorescente
o de la reencarnación de mi guitarra?
Encontré la octava maravilla del mundo,
(pero de este mundo no es).
Se expande por mi espacio, por mi aire,
y en poesías de Maria Elena Walsh.
Mirar sus ojos verdes abiertos
como kiwis separados a la mitad
o como dos hojas de victoria regia
desplegadas en un manso rio,
es definir lo que es felicidad.
Ingerir sus capsulitas mágicas
de metáforas coloridas
vuelve a mi piel un campo de trigo
que se menea con el viento.
Y sentarse con ella en un cuarto menguante
hace que las agujas del Big Ben
se atasquen y giren al revés.
Proscríbeme de mi soledad
y asílame bajo tus párpados
soñadores, infantiles e ingeniosos.
Ganaré el Guiness como el más alegre.
Por sorpresa e intencionalmente,
de vez en cuando te haré estallar en átomos
que se esparzan y se vuelvan a enlazar
para evarporarte de nuevo.
No te vayas, no te pierdas,
no te escapes de mis versos nunca.
Te estaré esperando
fumándome el tiempo
para que en un atardecer de abril
me tomen por asombro
tus manos tapándome los ojos
y me preguntes: ¿Quién es?
y yo responda: ¡Eres tú!




[Porque aunque ya no existas, te invento. Porque...THIS IS MINE!]

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com