Un sin fín de mí (quiero llamarle delfín)


Te quedaste nadando en la laguna bioluminiscente -en las profundidades de mis ojos-.
Hay un bichito paseándose por mi pantalla, no sé de dónde salió. Cayó de la nada e intenta minimizar tu pantalla. ¿Cómo te tragas la necesidad de tejer ternuras?
Necesito explosivos pa' derribar este lugar. Aunque me gusta la palabra cicatriz…
Quiero palabras que me sirvan de curitas, un vendaje que no me apriete. ¿Te encuentro pintando en un acantilado o dormido en una hamaca? ¡me dices cuando aparecer –en tus sueños-!

Ojalá nos encontráramos reflejándonos entre un océano de cristal, las manos, las manos son importantes. El cuerpo es una danza inconsciente. Voy a equilibrarme esta noche de estreno en la cuerda floja, para variar. Si me quedo dormida, escuchándote como ahora, en este silencio que sube evaporado con el calor, yo te soñare a ti en vez de tú a mí.

A veces lo mundano nos hace inmortal cuando se traduce todo a estos momenticos. Yo no sé si las incoherencias se heredan o se disuelven en mis tragos de lágrimas, si puedo tomarme un sorbo y des viciarme de las ganas que tengo de abrazarte y callar. Pero sí sé que quiero brazos largos para abrazarte y quizá, enviciarte a mis ojos marihuana.

La locura es tan versátil, que la subestiman. Busco en la (ir)realidad mi manera de subsistir con la locura; apuesto a que, si meneamos las tuyas con las mías, el mundo explotaría!




Yo. Loca.
Tú. Cuerdo.




copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com