Con mis ojos cerrados veo lo que tú ves.
Sonrío antes de tiempo al escucharte
y te abrazo sin que te des cuenta.
Desgarro cada página de tinta en la que estamos.
Escribo sobre tu pecho, cada palabra con mis labios
imaginando que eres el destino escondido
en cada marca de las palmas de mi manos.


Te siento ardiendo dentro de mí
cuando el sol se prende y el resto
queda tenue e insignificante bajo la tarde.
Como si vivir cada momento fuese más importante
que vivir la vida entera.
Te quiero, te guardo, te espero
y sigo mirándote (aunque no me puedas ver).






copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com