Hay un portal de historias traficadas en papel



Hay un abanico de luz imaginado en la pared.
Las historias entran por la puerta y dicen: “Buenas tardes”.
Se sientan tímidas mientras se miran con disimulo
unas a otras.

Algunas duermen y otras se distraen
buscando no sé qué
en sus bultos mundanos.
Otras absorben cuentos falsos del televisor
bajo un techo artificial, para variar.
¿será el único que tienen?
Y yo que, empiezo a tener una analogía de personas
me miro en sus ojos mientras “duermen” taciturnos,
deseosos de desteñir las paredes lánguidas
(y hablar)
pero impotentes al fin.

Hay historias que se acurrucan en cero
esperando por tatuar sus letras. 
Muchas sólo viven hipnotizadas por las otras.
Y ni pensar en las que corren con la boca llena de viento,
encapsulando sonrisas aprendidas.
Hay otras que piensan que estar solas
es como vivir en un ( ).

Hay un portal de historias traficadas en papel,
y yo me rehúso a leerlas
por miedo a olvidar la mía.

Que este bolígrafo sea testigo
de las miradas asustadas,
que se plasman en estas letras
inyectadas por la tinta
infinita de mis pensamientos. 




-Al fin, salí de la consulta. 





E  l a i n e  

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com