Somos aire en movimiento


Estoy en una mesa de torbellinos vocales,

frente a una puerta ciega para verte.
Mundo de locos con música psicodélica
cayendo en paracaídas sobre mis hombros.

Tizne gris penetrando los adoquines,
mirando hacia el cielo con un sueño singular;
y desde lejos, palpitando de colores.
Termina amaneciendo una mañana bohemia,
con un arco iris vibrando en el horizonte del mar.

Si las palomas fuesen perros rabiosos,
estaríamos heridos -pienso-
por querer aprender a volar.
Y aun si no fuese así,
así lo estamos, creo.

(Estoy) Estoy a una legua de la luna.
Veo las nubes amontonadas,
empujándose entre sí;
camino más rápido
y choco contra el castillo en el aire
que construí (para ti, para mí).

Me desplomo y caigo.
Huyo y corro.
Pero dejé de esconderme.

Sin el otro jugador, he dejado incompleto
mi juego de escondite.
Me perdí. Quizá me encontré. Quizá.
Los callejones son como arterias
inflamadas de silencios.
Tengo la curiosidad de un cartero,
y polen en las pestañas,
por si acaso nacen flores
de algunas cartas de amor.

El vacío es un vertedero que se rellena a voluntad.
Me he quedado sin fósforos para prenderlo
(de tanto encender recuerdos).

Si la música para, te pierdo definitivamente.
Por eso tengo que aprender a cantar.
Pero no sé, somos a i r e en movimiento.

Me levanto de la mesa y me voy.




ELAINE TORNES (E L  A   I    R     E      D       E        L        A         I          N            E)
1

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com