:) Tarareo

Los ruidos despertándose en la mañana salen de una garganta lista para entonar la ópera. Las palomas, gordas sobre los cables, parecen gallinas inadaptadas. Hay lluvia de hojas sin abrigo que caen con el-aire, y yo, sigo tarareando "La Vie en Rose" como si no pasara nada. Y pasa todo. Todo pasa. (Amo esa trompeta, como el saxo, maliciosa.)
0

Flor del Caribe

Foto y escrito hecho por: E l a i r e d e l a i n e

¿Mis ojos? Se tragaron las luces verdes de los semáforos.
Y tú, olvidaste seguir la marcha. Me besaste sin pensarlo
y  desde entonces, no pisamos más el suelo. 

Las sombrillas no son otra cosa que flores reversibles,
así que no lo pienses más y toma sombra,
deja que te cubra, mientras tú,
me descubres ahí, en tu sangre.

Abre mis piernas oliva y dale cuerda,
elévame para salir volando 
mejor que un helicóptero
(lejos de ti).

Lánzame como un ramillete de flores
hacia lo desconocido, que sobreviviré.
Mas me anclo a la orilla de tus manos y subo
por la arena tornasol de tu espalda,
con el sol que me maquilla, sin importar
cuánta arena llueva.

Vuelo y aterrizo en la playa, 
enredando mis colores con los tuyos.
Nos enlazamos poco a poco 
en la distancia del aire, compartiendo en esta mezcla, 
mi pedacito de eternidad contigo. 

Mis ideas vienen como un remolino de gotas transparentes
que se van escurriendo en la arena, 
hasta clavar la semilla de mi pensamiento,
en el pecho puro del mar,   
vestido de la arena sudada de pasos.

Entiérrame en la arena,
no olvides que tú me haces respirar. 
Menos mal que nuestros besos
son a prueba de espuma (para no borrarlos nunca).

Las nubes, aparte de figuritas,
son una emboscada de pisos falsos:
precipicios temibles que asustan cuando te vas.

Házme una máscara de yeso
con caricias de besos,
para ponérmela, y no llorar
cuando te extrañe a oleadas
de agua salada. 
De-ténme, por favor,
para no irme volando sin cuerda
y quedarme aquí, 
siendo la única flor de tu Caribe.

Olvida todas las leyes y ecuaciones,
que no llegarás caminando al horizonte
con otra curvatura que no sea la mía. 

En mi tarea de vagabunda
he sido dueña de muchas estrellas.
Supongo que tú eres una. La ilusión de un pasado
salpicado en el cielo brillante.
El mero reflejo de lo que pasó,
que ahora está en otra con otra dimensión,
a cientos de años luz (lejos de mí).

Tírame el tiempo en la cara
para romperlo como un plato
y al fin, 
apoderarme de tus atardeceres
para siempre. 




.E l a i n e.

0

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com