El viento siempre miente



Los días pasan como tonadas
que a veces nos dejan
con taquicardia,
o nos elevan
sobre la más vana realidad.
A menudo, se confunden
con los latidos
de un corazón
con soplo de bebé,
y se escurren
en otra dimensión
cuando los inhalamos
y corremos a toda velocidad.

Así como la luna
suele ser
un farol, van
los cruceros
siendo lombrices lumínicas
sobre el mar.

Las cebras del pavimento
forman un zoológico bajo mis pies,
en donde hasta los peces
se han ido de vacaciones
sin mí.

Debería revolver
nubes y estrellas
crujientes,
para hacerme una batida
de chocolate
y seguir andando
bajo las cuerdas
de esta cajita musical.

Arriba, en la lejanía del horizonte,
sobre el suelo,
y entre los intestinos del cielo,
voy dejando huellas de humano
mientras camino,
aunque el viento
siempre mienta

y yo no sepa
qué decirle.




(foto: de mi cámara, texto: como siempre, de mi cabecita)

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com