Antes de dormir pienso...









...como una esponja, que absorbe los pasos del tiempo,
son mis pies descalzos que usan ese tiempo
para saber quién lo camina,
soy yo desatando los sueños como caballos salvajes.

El mar entre las uñas y mi sombra
como la partitura de una silueta
 que canta en la oscuridad.

Sintiéndome papel
 entre un torbellino de letras invisibles,
atrapada el ombligo de un frijol.

Nadar en el olor de las rosas
 con las cosquillas en mis labios,
de tanto besarlas.

Las semillas crecen a escondidas
 pero se resignan a la gravedad,
y los segundos se escurren cuando me volteo
pero ignoran que sin mí ellos no son nada.

El océano y su ejército de gotitas
 caben en un vaso de mi imaginación,
que se llena cada vez que lo veo
 y se derrama cuando estoy lejos de él.

Lanzar un gancho al techo
 y pescar una nube para domarla
y usarla como alfombra no estaría demás.

Dejaría a la intemperie mi cabello
por si alguna estrella fugaz -y suicida-
desea estrellarse con mi pensamiento.
Un pensamiento malévolo de jugar a los bolos
 con la luna, luna enormemente rojiza
contra edificios muriendo lentamente de gris.

Mis huellas no sirven como calcomanías en la arena,
pero sí como tatuajes de henna color sepia.

Los párpados son cortinas que estrenan
 la tridimensionalidad de sus interiores
en cada nuevo día. Mis dos manos se aman
aunque actúen por separado.

Ya llega la hora de rezar.
Ven.


copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com