Los perros ladran




Los miedos se abren como pupilas dilatadas. Me mareo al ritmo de un torbellino y bebo los últimos ruidos de la pesadilla. No pasa nada, sólo describo una sensación a medianoche, cuando los perros ladran y yo no encuentro cómo atacar.
La muerte es un largo letargo de sueños que se destilan, sin sabor en los labios, sin calor sobre el pecho, sin mano en el lecho de aquel, por quien mueres viviendo. Mas puede también ser la acrobacia sobre la cuerda floja, con un soplido envenenado tarareando al oído.  
Más que un entierro, es la voz fría que congela corazones y hace crujir hasta el último latido, asegurando la llegada de la muerte, engendrando aún el legado de la vida. En esta noche transpiro soledades y sangro sueños. Puedo tragar la serpiente en mi garganta y digerir el peligro de temerle a los perros cuando ladran o peor:        a ti... 










..cuando callas. 






Elairedelaine.
1

La princesa Tutú



Quiere darle luz verde a la musa
y jugar al rodeo con sus rizos
esperando vivir en un cachumbambé
de espirales infinitos.

La princesa tutú sabe a vainilla,
y hace saludables ensaladas de ideas,
dice que “a oídos sordos,
palabras mudas”, y se pregunta
¿por qué en vez de vender zapatos,
no venderán alas?

En sus largas conversaciones
con la noche, la princesa tutú
argumenta que vivimos
en una almeja cuya perla
es la luna. Y prefiere como fortuna,
una oruga y su metamorfosis.

La princesa tutú siente su nombre
resoplando en los pulmones de un coquí
y sabe de nubes saliendo como “pop corn”
a sus espaldas.
Cabe mencionar que encontró
en una emboscada de montañas
la semilla fluorescente de su origen.

Esta princesa, de tan soberano poder,
ancla su pecho al aire, para escaparse
de lo mundano, y en el trayecto
ve sombras como tatuajes temporeros,
y  lluvias olor jazmín como rachas de buen tiempo.

En noches como éstas,
la princesa tutú respira y los
pajaritos vuelven a dormir,
luego, se voltea 
en su cama de trinitarias soñolientas,
y en un bostezo
acaricia los sueños falsos
que necesita para despertar.



Elairedelaine, princesa tutú :) 

0

Cuando creas que no estoy





Lanza un sórdido aullido de melancolía
y ríete en voz baja.
A falta de bolsillos, cuelga tus espejuelos en 
la piel desnuda de cualquier desconocida
y  del susto no te vistas 
hasta pensar en mis pasos como reloj,
reloj carcomiéndote el pecho.
Escupe parchos de luz y confúndete con el sol
para que yo pueda arder en tus llamas.
Sé una hormiga y camina por mis prados de miel
imaginados ahora por tu mente que,
hasta dibuja nubes para mezclarlas con pintura
y  hace de todo, mientras viva en la locura de tenerme.
Y de no verme 
aunque esté contigo.


Elaine 


0

Encuentros


Hay un instante que va contra
todo pronóstico de adivinación,
que esquiva lógicas y corazonadas,
y que aparece solo en el pensamiento.
Un encuentro de instantes,
que almacena tanta fe
como una almohada
conserva -y pierde- sueños.
Un instante que nos espera
sin ser esperado.

Tu instante y el mío están en vidas desiguales,
en cofres perdidos pero con la misma llave.
Un instante poderoso, a veces desdibujado
en ocasiones reclamado y masticado.
Un instante desechado pero casi inmortal,
que te toca en pálpitos invisibles, 
y que, como todo lo reprimido,
regresa a ti en golpes-péndulo.

Aun vacunados contra el azar,
somos como medias perdidas
que al salir de la lavadora y a pesar
de todos los ciclos de vida que sufrieron,
siguen buscándose. No importa cuántas
parejas tengan antes de encontrarse.

Así vamos ambos, navegando en oleadas
disparejas y contrarias, pero revueltas
en una misma pasión
con un solo instante,
esperando por nacer.







Elairedelaine 
0

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com