Cajita de truenos



Si en vez de corazón,
tiene una cajita de truenos escondida entre los pulmones,
déjelos escapar en un silencio relámpago.
En un silencio cómplice de la oscuridad,
pero abierto a la verdad y llegada
de cada amanecer.

Déjese llevar por las tempestades,
sosténgase de cualquier esperanza
al borde de una nube,
confunda lágrimas con lluvias
y sobre todo, no olvide morder fuerte
algún recuerdo
para aguantar si puede
el empuje del tiempo.

Verá entonces, al dejarse tronar los sentimientos,
la urgencia de su pecho en los ojos
mucho antes de escuchar fuerte en el cielo
los destellos de amores
que su cabeza nunca entendió,
y que por ende encerró -pensando para siempre-
en su temible, suya y brillante cajita de truenos,
llamada Corazón.



Elaine.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com