Explicaciones


Cada vez que cae una hoja se pierde un amor.
Y perder una hoja, a veces, 
es como desangrarse
y tratar de explicar el dolor 
entre rosas marchitas 
de sangre. 

Por mis venas corren hilos de sangre.
Mas no es sangre, sino pétalos de rosas tan rojas
como la sangre.
Y no son hilos, sino fugaces corrientes
de vida fría y caliente.
Puedo con mis venas encendidas
hacer y deshacer latidos imaginarios,
confeccionados peligrosamente
a partir del recuerdo.




Elaine.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com