La Iglesia San José, nuestro irremplazable tesoro en peligro

Es la iglesia más antigua de Puerto Rico y la segunda más antigua de las Américas. Con más de 475 años de historia hoy encabeza la lista de los 11 sitios históricos con mayor peligro de desaparecer, según el Fondo Nacional para la Conservación Histórica.

 http://www.vocero.com/opinion/la-iglesia-san-jose-nuestro-irremplazable-tesoro-en-peligro/



La Iglesia de San José, aledaña al Tótem y a la Liga de Arte del Viejo San Juan ha sido el legado cultural y religioso de nuestro pueblo por más de 17 generaciones. Sumida en silencio desde hace tanto tiempo ahora despierta lentamente de su letargo. Fundada por frailes dominicos y construida entre 1532 y 1735 es uno de los pocos ejemplos de la arquitectura gótica española del siglo 16 que ha sobrevivido en nuestro hemisferio occidental. La misma presenta cuatro siglos de diseño arquitectónico y mampostería tradicional.

El conquistador y gobernador Juan Ponce de León, en aquél entonces, donó el terreno donde reposa de nostalgia esta joya de incalculable valor histórico que, hoy es agregada a la lista de 2013 de los once sitios históricos de Estados Unidos con mayor peligro de desaparecer. Como ahogada en una grieta del olvido enfrenta un daño irreparable o peor aún, la desgracia que sería su destrucción si no atendemos sus señales de alarma.

Esta antigua iglesia creció en diferentes épocas, con distintos materiales y técnicas de construcción. Actualmente se desconoce el autor del monumento, sin embargo se le adjudica a Rodrigo Gil Rozillo, artífice de la primera iglesia conventual de Santo Domingo, la primera en América. La Iglesia San José, antes llamada Santo Tomás de Aquino fue el primer convento de la ciudad de San Juan y hereda la tradición de los dominicos, los jesuitas y los paúles. Desde sus inicios la iglesia estuvo asociada al quehacer evangelizador de la cultura y la formación intelectual y espiritual. Fue también lugar privilegiado de bodas y conciertos.

Tan misteriosa y antigua es esta iglesia que en sus entrañas guarda todavía criptas, como impresionantes crónicas de vida. Durante los siglos 15 y 17 era frecuente el enterramiento en iglesias catedrales, parroquiales y conventuales. Esta tradición de capillas de entierro, dentro y fuera de los predios de la iglesia, era frecuente para las familias de capital, quienes por lo general sustentaban la obra en crecimiento. Inclusive José Campeche, el gran pintor puertorriqueño pintó y fue enterrado allí. La Iglesia San José, como panteón de algunos posee criptas tales como: Nuestra Señora del Rosario, Cripta de la Capilla Mayor, de la Capilla de Nuestra Señora de la Candelaria, Cripta de Nuestra Señora de Belén y Cripta de Santa Rosa de Lima.

Aún fatigada de historias y a pesar de las vicisitudes climatológicas, la intervención humana y la falta de conservación, nuestro patrimonio sigue en pie de lucha. El deterioro y los daños estructurales han mantenido a la Iglesia San José cerrada al público por 13 largos años que ciertamente, ha dejado cicatrices profundas arraigadas en su memoria. Los problemas de filtración y humedad durante esta clausura ha contribuido al notable desgaste de la estructura. Las múltiples expansiones y reparaciones hacen de su conservación una verdadera misión. La restauración de los edificios evita el enorme impacto que sería demoler o construir uno nuevo; implica mucho más que un mantenimiento anual.

“Nos encontramos ante la búsqueda del material y de las técnicas originales bajo las leyes de recuperar y no de reinterpretar”, señala la arquitecta Diana Luna Serbia, actualmente encargada de la restauración de la Iglesia, quien también muestra el hermoso y recién acabado trabajo de la linterna y cúpula de la Capilla del Rosario, que parece volver a su esplendor original. La Arq. Serbia recalca la importancia de la protección de este patrimonio que como pueblo debemos salvaguardar y preservar como un preciado legado.

Desde el 2000, la Arquidiócesis de San Juan se propone rescatar la Iglesia San José; desde entonces ha sido estudiada sistemáticamente para determinar su condición y correcta solución. Dada la compleja evolución del edificio y su poca o imprecisa documentación resulta ardua la labor de conservación.  El Patronato de Monumentos de San Juan, entidad sin fines de lucro se encarga de los trabajos de restauración de dicho templo, que incluye el uso de materiales y técnicas originales, por lo que promete ser una auténtica restauración.

Para apoyar la preservación de éste y de otros lugares históricos puede contactar al Patronato de Monumentos de San Juan al 787-918-3800 ó al 787-727-7373; visitar www.PreservationNation.org/places. También puede escribir a: Proyecto de Restauración y Conservación Iglesia San José PO Box 9021967 San Juan, P.R. 00902-1967.



copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com