Reserva Natural de Humacao: nuevo hábitat por descubrir



http://www.vocero.com/reserva-natural-de-humacao-nuevo-habitat-por-descubrir/

Explora la Reserva Natural de Humacao y entérate de sus ofrecimientos para planificar un fin de semana perfecto


En la costa este de Puerto Rico se ubica el municipio de Humacao, conocido como “Capital del Este”. Entre los principales lugares de interés de dicho pueblo tales como el Cayo Santiago -o Isla de Monos- y el Observatorio Astronómico, se encuentra la primera Reserva Natural para Ecoturismo de Puerto Rico.

En aproximadamente una hora por la carretera PR-3 llegamos a la Reserva Natural de Humacao, antes llamada “Refugio de Vida Silvestre”. La entrada, libre de costo, lee “INECOH” (Iniciativa Eco-turística de Humacao), allí nos orientaron para tener una pasadía aún mejor de lo que esperábamos. Admiramos el entorno verde selva y nuestra vista giró en torno a un impresionante paraíso natural que, irremediablemente revolvía nuestros sentidos. Aquí es donde se mezcla el agua dulce de la tierra con el agua salada del mar, dicha condición de estuario o humedal es donde se fusionan los ecosistemas terrestres y acuáticos. Las lagunas costeras junto a los humedales de la reserva son importantes porque absorben y retienen grandes cantidades de agua.

El vuelo en picada de un ave hambrienta no es extraño ya que las aguas de la Reserva Natural de Humacao son el hogar de una variedad de camarones y demás organismos pequeños. Por ende, también allí viven múltiples especies de aves acuáticas -unas nativas y otras migratorias-. Se pueden observar en los bordes pantanosos a tímidos cangrejos violinistas que rápidamente se esconden en sus cuevas, sin importar cuán lento te les acerques.

En este paseo eco turístico tan entretenido como educativo se puede apreciar la enorme diversidad de plantas y animales presentes en sus tres lagunas. Tan importante como las redes alimentarias complejas que conforma tal diversidad, encontramos que detrás de la historia natural de la reserva yace también su historia social. Esta última narra que hace más de 30 años, mediante diques, canales y bombas para sacar agua, se cultivaba caña de azúcar y se pastoreaba ganado.

Las inundaciones causadas por el paso del huracán David y la tormenta Federico en 1970 destrozaron los diques, causando que las aguas retornaran a su espacio natural, formándose nuevamente las lagunas costeras, los mangles, las playas y ciénagas así como los pantanos de agua dulce. Los residentes de Humacao, en especial los de Villa Santiago y Villa Palmira fueron quienes pese a los intentos de restauración de los propietarios del terreno, defendieron el rico ecosistema que se formó naturalmente. Sus esfuerzos contribuyeron a que en 1986 el Departamento de Recursos Naturales (DRNA) designara este importante lugar como reserva natural.


Cuatro microempresas comunitarias de la Reserva Natural de Humacao demuestran con su ejemplo diario que es posible propulsar el desarrollo turístico y la conservación de los recursos ecológicos a la misma vez, sin dejar de lado la autogestión comunitaria. Una de las microempresas es el concesionario de kayaks conocido como Water Sports & Ecotours, -encabezado por Christina Vázquez y Benny González-, enfocado en la interpretación eco turística de veredas acuáticas y terrestres dentro de la reserva, ya sea mediante el alquiler de kayaks o a través de caminatas interpretativas guiadas.

A su vez, Morrillo Cycle es otra microempresa que, liderada por Rosa Maldonado busca fomentar actividades de corrido de bicicletas al aire libre. A éstas dos se une Mandry’s Café, el concesionario de comida dirigido por el Héctor Morales, chef destacado por ofrecer lo mejor de los antojitos típicos de la zona costera de Humacao que de avisarle con anticipación, prepara un servicio de “catering” sabroso para que degusten los grupos visitantes. La cuarta microempresa incluye al Grupo Artesanal del Este, compuesto por una agrupación de hábiles artesanas.

El Programa de Educación Comunal de Entrega y Servicio (PECES) fue la entidad que ideó al DRNA aprovechar los recursos de la Reserva Natural con la estrategia de conservación. Tal estrategia tenía como fin promover el desarrollo socio-económico de los vecinos del área. La iniciativa de adiestramiento de los ciudadanos y el enlace con el DRNA concebida y dirigida a las comunidades del área Este por PECES, propició la creación de múltiples empleos, reflejados en la creación de éstas y otras próximas microempresas.

Si bien este es un esfuerzo que indudablemente manifiesta resultados positivos en nuestras comunidades, bien vale la pena contribuir a su desenvolvimiento y mejoría. ¿Por qué no disfrutar de una maravillosa pasadía en la Reserva Natural mientras apoyamos la economía local? La reserva es el lugar idóneo para disfrutar y aprender, para kayakear, pescar, correr bicicleta o sencillamente para explorar caminando.

En la Reserva Natural de Humacao se ofrecen caminatas interpretativas a $3.50 por persona, de una hora y media o más dependiendo de la composición del grupo. Esta es la oportunidad de aprovechar las vistas panorámicas de la costa de Humacao hasta Vieques, de observar aves, tortugas y mucho más. El alquiler de kayaks a $12 por persona se puede hacer en el complejo de las tres lagunas, que tienen rotuladas sus rutas y atractivos naturales, facilitando así la posibilidad de llegar hasta la playa. A su vez, el bote pedal para dos personas está a $10 por hora. Las bicicletas están disponibles a $7 por hora. Por $20 tenemos el combo de alquiler por una hora de bicicleta, kayak y una artesanía. Para satisfacer el paladar culminamos en Mandy’s Café saboreando pastelillos y rellenos de panas sin olvidar nuestro café artesanal. Luego de salir de Flor de Maga Gift Shop, la tienda de recordatorios, no nos quedamos con más ganas excepto la de volver nuevamente a la magnífica Reserva Natural de Humacao.

Dirección, horarios y teléfonos de la Reserva Ecoturística de Humacao:

Para llegar, tome la carr. #30 de Caguas a Humacao: conecte con la carr. #60 al final. Luego tomar la carr. #3 Este. Pronto encontrará la entrada de la reserva a mano derecha en el Km. 74.3.

Lunes y martes de 7:30am – 3:30pm; de miércoles a viernes de 7:30am – 5:00pm y sábados, domingos y días feriados de 9:00am – 5:00pm. El horario del personal de la reserva se encuentra de lunes a viernes de 7:30am – 3:30pm y el de las concesiones es de miércoles a domingo de 9:00 am a 5:00pm.

Para obtener más información sobre la Reserva Ecoturística de Humacao llame al 787-852-6058 ó 787-285-7979.




0

Cabo Rojo: paraíso playero 24/7

El comienzo de las clases no significa que dejemos de refrescarnos en nuestras fabulosas playas, y menos cuando hablamos de las de Cabo Rojo. ¿Sabes qué contiene en la portada la “O” final de ‘Cabo Rojo’?

http://www.vocero.com/cabo-rojo-paraiso-playero-247/


El ajetreo del inicio de clases comienza a mezclarse con la humedad y el calor tan característico de nuestra Isla. La rutina se acomoda muy bien en nuestros sofás y frente al abanico puede estar horas viendo la televisión con nosotros. Sin embargo, siempre sobra algún tiempo para cerrar las libretas y darnos un merecido descanso frente al espectacular Mar Caribe.

Una vez mencionamos a Cabo Rojo, todos comenzamos -sin pensarlo mucho- a empacar aprisa. ¿Quién agotaría el fin de semana casi que “evaporándose” en la casa, en vez de salir a refrescarse en la renombrada Playa Sucia, por ejemplo?

El municipio de Cabo Rojo, ubicado al extremo suroeste de Puerto Rico y conocido como la “Capital del Turismo” tiene tierra fértil, mangles y ensenadas ricas en sal. Se dice que en los años noventa se halló en Isla Ratones la osamenta de un indígena correspondiente a la cultura ostionoide, que data de hace 1,200 años.
Dada la diversidad de su geografía, sus recursos naturales y la biodiversidad de sus ecosistemas no fue problema llegar desde San Juan hacia “el pueblo de Cofresí” o “la cuna de Betances”, como también se le conoce. El paisaje iba tanteando diferentes emociones y recuerdos.

No se puede hablar de Cabo Rojo sin mencionar sus hermosas playas tales como: Playa Sucia, El Combate, Buyé, entre muchas más. Además, Cabo Rojo cuenta con el Bosque Estatal de Boquerón y la Sierra Bermeja, resaltando este lugar como punto de investigación científica y por supuesto, como destino vacacional.

Si bien cierto es que alberga el Refugio Nacional de Pesca y Vida Silvestre (USFWS por sus siglas en inglés), pudo también servir de guarida al legendario Pirata Cofresí que, según se dice escondía en una cueva los botines que robaba a los barcos mercantiles que navegaban la región.

Con esta y otras curiosidades en mente llegamos a Bahía Salinas Beach Resort & Spa, uno de los flamantes hoteles que figura en Cabo Rojo, atrayendo a gran cantidad de visitantes en todas las épocas del año. Entre sus ofrecimientos destaca el meson gastronómico: “Agua al cuello”, facilidades de Spa, ofertas para bodas, piscina “infinity” y demás comodidades; es un lugar que demuestra complacer a cada uno de sus huéspedes.

Por otro lado, si buscas montar “mountain bike” en familia y disfrutar de una preciosa panorámica, es recomendable ir a la ruta de “Cabo Rojo Refuge”, ruta oficial del USFWS que está compuesta principalmente por grava, tierra y en ocasiones, arena.

Con las sillitas de playas, y todo el ánimo de divertirnos llegamos a la Playa “El Combate”, que para sorpresa nuestra adquirió ese nombre por el combate que se daba en el primer siglo de colonización contra los españoles, en defensa de las salinas que poseía el área. Y pensar que hasta el nombre de Cabo Rojo lo tiene dado por el color rojizo que se refleja en sus costas por el exceso de minerales en el agua.

Luego de refrescarnos en Playa El Combate y jugar voleibol sobre su arena serena, nos alistamos para seguir hasta el Faro de Cabo Rojo. Esta estructura construida en 1882 por los españoles todavía se encuentra en funcionamiento, pese a sus 131 años de historia.

En el trayecto hacia el Faro de Cabo Rojo no esperábamos superar aquella vista hacia la reserva natural, con sus manglares, salinas y vida silvestre. Pero luego de 10 minutos de caminar hacia la cima del faro, nos impactó la belleza del Mar Caribe; el contraste entre el faro, dicha reserva y el enorme acantilado de piedra caliza que llega al mar nos dejó sin aliento. Después de recibir la brisa del Mar Caribe y saciados de tanta belleza, retomamos una de las veredas que nos llevó hacia Playa Sucia, cuyo nombre nada tiene que ver con lo que encontramos.


El azul turquesa de sus aguas, cálidas y transparentes hacía difícil nuestro regreso a la urbe. Esta pieza de cielo que como muchas otras se repiten a nuestro alrededor en forma de playas, es una muestra de que en la vida no todo puede ser trabajo, sino también disfrute y orgullo de la belleza de nuestra Tierra.

Y por si las dudas, la vocal “O” en el título de la portada guarda la bandera de Cabo Rojo, en cuya representación recalcamos los tres colores -azul, blanco y rojo- que coinciden con la libertad, igualdad y fraternidad, tres aspectos fundamentales en la vida de dos principales eminencias: Dr. Ramón Emeterio Betances y don Nicolás Ramírez de Arellano.

0

Meta: llegar a mi Viejo San Juan

Se puede llegar al Viejo San Juan de múltiples formas, pero ¿te atreves a llegar sin carro?
http://www.vocero.com/meta-llegar-a-mi-viejo-san-juan/


Para muchos en Puerto Rico el auto es el medio de transportación por excelencia. Es esa burbujita de cristal con puertas y asientos que de piel o no, te separa del mundo por instantes, o durante largos períodos de tiempo en los tapones. Además de ser un veloz y a menudo estresante método de transportación, nos refugia del ‘sol que pica’ en la congestión vehicular de todas las tardes.

Pero, ¿qué tal si escapamos de aquella burbujita con techo o “sunroof” y decidimos no perdernos la brisa del amanecer, el cielo azul o un único atardecer, aunque sea por un día?

Es por eso que la meta fue llegar a mi Viejo San Juan –sin usar el carro-. Con agua, cámara en mano y ropa cómoda tomamos el Tren Urbano y nos bajamos en la estación de Hato Rey, en pleno ‘Downtown’ y con el imponente Coliseo José Miguel Agrelot de frente.

A la derecha de la estación Hato Rey encontramos muy pronto la entrada al Parque Lineal Enrique Martí Coll. Este parque consiste de una vía que bordea parte del Caño Martín Peña y el Estuario de la Bahía de San Juan. Si te gusta practicar el ciclismo, trotar o caminar mientras disfrutas del paisaje y de tan sorprendente ecosistema, entonces tienes 1.5 millas de plena diversión.

El moderno ‘Downtown’ en Hato Rey Centro incluye exquisitos establecimientos de comida mexicana como “La Doña”, y si gustas comida asiática se encuentra el impecable restaurante “Hong Run Asian Bistro”. Pero bueno, a lo que vinimos. A pasear usando el Acuaexpreso.

Muchos no saben que se reanudó el servicio de transporte de pasajeros por lanchas entre los muelles de Cataño y Hato Rey hacia el casco de San Juan. Unas de las embarcaciones que sirven los viajes de ambas rutas hacia el Muelle 2, -o el Terminal de Lanchas de San Juan, como mejor se conoce- son: La Princesa con cabida para 149 pasajeros, La Décima y La Danza con cabida para 49 pasajeros cada una.

Con $1.00 por persona podemos olvidarnos del tapón hacia el Viejo San Juan y también del estacionamiento por un día completo. El pasaje para el viaje entre Cataño y San Juan cuesta sólo $0.50. El servicio de lanchas inicia sus viajes en la ruta entre Cataño y San Juan desde las 5:45 de la mañana y concluye operaciones a las 10:00 de la noche, mientras que el Acuaexpreso entre Hato Rey y San Juan opera de 7:00 AM a 7:00 PM.

Este medio de transporte colectivo resulta muy económico, especialmente cuando se registra una alza en el precio de la gasolina. El Servicio de Lanchas del Acuaexpreso demora 7 minutos en llegar desde Cataño hasta San Juan y tan solo 18 minutos en hacer la travesía desde el Terminal de Hato Rey hasta el de San Juan y viceversa. Por ende, ¿qué mejor que rendirnos ante la hermosura del paisaje y la tranquilidad de las olas?

Una vez llegamos al Viejo San Juan, celebramos el éxito de nuestra meta cumplida con una sabrosa y fría piragua de frambuesa. Pensando en el encanto de las calles de adoquines y la inspiración que cae de las coloridas edificaciones nos transportamos al siglo XVI y XVII cuando la isla era una colonia española.

Entre la cantidad de plazas públicas, tiendas, lugares históricos y abundantes restaurantes decidimos parar en el Museo del Niño, a petición de nuestro pequeño acompañante y así disfrutar de sus múltiples exhibiciones educativas e interactivas. La belleza legendaria y la peculiaridad arquitectónica que abraza al Viejo San Juan nos convierte en turistas extasiados al encontrarnos con la Catedral de San Juan Bautista.

En el Morro volamos chiringas multicolores y desafiamos el viento que, en su vaivén se llevaba múltiples sonrisas. Luego de otras piraguas más disfrutamos de una visita guiada al mismísimo Castillo San Felipe del Morro, y en lo más alto del faro agradecimos estar parados sobre este inolvidable paraíso caribeño.

El Viejo San Juan es incansable y perfecto para visitar, ya que sin querer, cualquier día se torna extraordinario. Compramos nuestro boleto de regreso a $1.00 y bajo la cúpula misteriosa del atardecer reposamos en el Acuaexpreso, disfrutando cada segundo de la Bahía de San Juan.


0

Las Aguas Termales de Coamo: ¡vive la experiencia!

La fuente de la juventud soñada por Juan Ponce de León se encuentra en Coamo. Disfruta de los baños de sulfurosas aguas calientes, de las propiedades y beneficios que nos provee este lugar único en Puerto Rico.

http://www.vocero.com/las-aguas-termales-de-coamo-vive-la-experiencia/


Si don Juan Ponce de León hubiese prestado más atención a los indios borinqueños cuando le señalaron que la fuente de la juventud “yacía bien hacia el sur”, en vez de embarcarse hacia La Florida, hubiese podido regocijarse en los maravillosos manantiales de Coamo que, afortunadamente hoy tenemos la dicha de disfrutar nosotros.

Los Baños de Coamo o “Piscinas de Aguas Termales” están ubicados justo en el borde del río con el mismo nombre. Fue usado por más de tres siglos por indios, criollos y españoles. A pesar de las circunstancias y tiempos tan diferentes a los de entonces, hoy en día sigue impresionando a personas que acuden a sus aguas, ricas en minerales y reconocidas por sus poderes curativos.

Subidos al Expreso pasamos el pueblo de Caguas, cuya ciudad reposa entre las verdes montañas coronadas de fría neblina. En Cayey nos alegramos de tener acunados a nuestro lado flamboyanes radiantes y árboles como el Tulipán Africano (‘meaíto’) y Reina de las Flores; el contraste de las colinas con el sol simulaba un canvas magistralmente pintado. Luego del Monumento al Jíbaro, vimos la sombra de las nubes sobre las montañas ensombrecer paraísos desérticos.

¿Qué mayor espectáculo que el Mar Caribe en el horizonte, casas inolvidables sobre las montañas, fincas de plátanos y caballos salvajes, pastando tranquilamente bajo el sol siempre ardiente de Salinas? “Bacalaítos y alcapurrias” leían algunos carteles. Pasamos el “Platanar” y una vez llegamos al negocio “Conga” a la derecha era cuestión de minutos encontrar la bienvenida a las Aguas Termales de Coamo.

Nos estacionamos y avanzamos hacia las modernas facilidades que desde el 2010 están remodeladas y disponibles para el disfrute del público. Las dos modernas piscinas, acomodadas en la exótica vegetación, se alimentan del agua de mineral caliente de los manantiales. El agua de ambas está en constante circulación, por lo que permanece limpia a una temperatura de 110 grados Fahrenheit (43.3° Celsius) con una combinación de ingredientes naturales que fortalecen el sistema inmunológico del cuerpo y alivian muchas enfermedades.
La música relajante que baja por las laderas nos conquistan junto a la inmensa paz del panorama. El “Fuga SPA” ofrece faciales y depilaciones en las cómodas y elegantes instalaciones, así como también varios estilos de masajes, a dólar por minuto.

Las cálidas y medicinales aguas termales tienen grandes propiedades que proveen múltiples beneficios ya que, al sumergirse en dichas aguas, la persona recibe la acción directa de la temperatura, pues la piel absorbe los minerales en  pequeñas concentraciones que luego son depositados  en el tejido celular subcutáneo, y desde allí activan el metabolismo orgánico.

El análisis químico de las aguas termales señala que estas piscinas naturales poseen: carbonato de magnesio, carbonato de cal, sulfato de hierro, ácido sulfúrico, ácido carbónico, ácido clorhídrico y silicio.


Según estudios realizados por diferentes geólogos se concluye que “en el sector donde yace este balneario hubo antiguamente un volcán que al extinguirse, dejó en las profundidades de la tierra rocas calientes (magmas) de una alta temperatura. Por las grietas o fallas que hay en la falda del Río Coamo, que por allí pasa, se filtra y desciende el agua hasta estas rocas. Allí sufre ciertas reacciones físicas y químicas y luego retorna a la superficie en forma de manantiales”.

“Entré con 76 y salí con 46 años”, decía un hombre sonriente y satisfecho al salir de una de las piscinas, mientras otro apuntaba que “si pudiera dejar las deudas como deja los dolores en estas piscinas”, sería buenísimo.

La noche nos sorprendió sumergidos de felicidad en tan idílico lugar. Dejamos los Baños de Aguas Termales de Coamo con la plena intención de regresar y volver a perdernos en la tranquilidad y los luceros del atardecer.
Teléfono Baños Aguas Termales de Coamo: 787-825-1150 ó 787-825-6668.

La entrada tiene un costo de $3 para personas de 6 a 59 años y $1.50 para personas de 60 a 74 años. Los niños menores de 6 años y los adultos mayores de 75 entran gratis. Abre de lunes a viernes de 7:00 a.m. a 9:00 p.m. Los sábados y domingos de 8:00 a.m. a 7:00 p.m.

0

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com