Casualidad voladora



Vuelco toda esta realidad en un sueño.

Un sueño pequeño, tal vez, pero uno 
lo suficientemente lindo y frágil como para agarrarse de las alas 
de una mariposa, hecha y derecha y dedicarse a admirar las nubes.

Cuando ésta se canse, habrá de morir acurrucada a mi sueño 
diminuto, como un grano de café 
pero tan grande como el mundo 
para ella-la-mariposa. 

Volcará entonces el sueño su vida a mi realidad.

Nos conoceremos de nuevo y aprenderemos sobre la bondad 
de una mariposa que fue pensada 
a la misma vez. 

0

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com