Nansy-Liguitas

Era una niña blanquita
Que le decían "Prieta"
Por la melanina que faltaba
A sus cuatro hermanos.

Era una niña educada
Que con monjas se dio a entender.
No se le dio la costura
Pero entre anís supo crecer.

Ante las dudas y para sentirse
Segura
Se escudó de ligas de goma.
Amarraba todo lo que encontraba
En un dos por tres

Sujetaba galletas, ropa y
Zapatos.
Aretes, toallas, vasos,
Dulces y abrazos.
Luces, personas, sonrisas
Y brisas.
Cortinas, platos y muchas caricias.
Por eso "Nansy-Liguitas"
De sobrenombre tan bien le calzaba.

Los terremotos no se sentían,
Pues Nansy-Liguitas a todos
Sujetaba.

-Elaine Tornés

0

[[ ]]

Silencio tragamontañas
Silencio guardarecuerdos
Silencio absorbetinta
Silencio tragamonedas
Silencio en cada rincón.
Silencio rompepapeles y
corazón.
Silencio comesonrisas y
Silencio devorador.
Silencio creatempestades
Silencio de razónazul.
Silencio tragamiradas
Silencio miradolor.
Silencio necesitado.
Silencio sin un perdón.
Silencio rompenoticias,
Silencio, que ¡No soy yo!





















-Elaine Tornés
0

Profundo estanque


Hablábamos de mares salvajes, cielos y sensaciones.
Nuestras bocas imaginaban besos sazonados de sonrisas tras la espuma blanca.
Un pez en movimiento, agua salada de nuestros labios. Tanta luz
enjuagándonos de arco iris el corazón,

que fuimos caminando sin rumbo
hasta que hablar de mares, cielos y brisas
pudo de pronto,
sin saber ni querer o
porque "será",
transformarse en
un lago
sereno de suelo sin algas y recuerdos de sensaciones.

-Elaine Tornés

0

Te lo dije

Había una vez una muchacha que con sus pantuflas acolchonadas creía que podía salir a conquistar el mundo. Pero no fue más que a seis países.
Sucedió en esa misma vez que, un muchacho peinado como Facundo Cabral le dijo que él escribía poesía. Pero así como quien dice y no hace, la dejó (a la poesía). Y a la muchacha también.
Esa vez -pero después de muchísimo tiempo y canas-, la que era una muchacha caminaba por el supermercado con unas relucientes y acolchonadas pantuflas rosadas. Entonces, el que era muchacho  la reconoció y se le acercó.
-"Fulanita de pantuflas rosadas y gallitos en la voz, al fin te veo cerca de mi casa".
-"Ay Fulanito, ¡tanto tiempo! Te lo dije. Yo sabía que por no escribir terminarías buscando poesía en los datos nutricionales de los productos de los supermercados. Pero esta vez no me voy a recorrer el mundo con mis pantuflas rosadas. Puedo quedarme. Contigo. A leer los datos nutricionales de estas ciruelas..."
Y así, terminó esa vez en un millón de vidas que, sorprendentemente no se volverá a repetir jamás.
-Elaine Tornés Blanco
0

Voces diferentes

allthingsd.com

Hay voces sin destilar suficiente pensamiento
que aparentan tener sonido a historia.
Mas son voces programadas para la queja
y la repetición.

Hay palabras grandes
para voces pequeñas.
Y voces grandes con
palabras pequeñas que
no tienen mucho que ofrecer.

Uno con otro se entienden
cuando los suspiros y las palabras
convergen de luna o sol
en el mismo camino
aunque miren a lados diferentes
y aún así se quieran encontrar.



-Elaine Tornés
0

Injusticia

La injusticia ocurre
cuando el acto fusila la dignidad traspapelada
y silente.
Ocurre tras la larga espera
de esperanzas
desteñidas por el uso.

La injusticia es un banco de sentido común
en bancarrota.
La injusticia es prima de la desilusión
y de las muecas tristes.

La injusticia es el vicio de los idiotas
y la cosecha de indiferentes que
solo aplauden cuando la mediocridad
logra su punto de ebullición,
transformándose en
el caldo de los infelices.



-Elaine Tornés
0

Intentando

Intentando es que se logra el mejor retrato,
retrato que viaja sin fechas ni horarios.
Dentro del mar en calma.
Tratarse como lo mejor, pese a las manchas del tiempo.

Recordarse intentándolo todo,
todo para no olvidar
algunos momentos que escapan el intento por recuperar
aquél pasado que sumiso a la memoria
tuvo que escapar.

En el retrato no hay poro que transpire
ni corazón que asimile
aquél palpitar: repetido pero único
y tan especial.

Un retrato es el intento fallido
de no envejecer lo que el reloj
nos regaló sin vacilar.

Un retrato que viaja a cada instante
sigiloso
y se queda reposando en la mente
de quien pretende en solitario
no olvidar lo que amó.





-Elaine Tornés



0

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com